La Geomorfología Dinámica

Contendio editable (editable content)


Los procesos iniciales de transporte: la dinámica de vertientes

-Una vez que la meteorización prepara los materiales para que sean evacuados (por agua, viento, hielo) hace falta que esos derrubios de la meteorización hasta que son transportados por los ríos, glaciares, etc., necesiten de otros procesos que los conduzca del lugar de meteorización a los lugares de evacuación (mares, ríos) y todos esos procesos son los que se llaman de dinámica de vertientes.

-Se llaman así porque los paisajes en general están constituidos por laderas, por superficies, de tal forma que se puede decir que toda la superficie terrestre constituye un mosaico de vertientes. Todo lo que no es cuenca, lecho de río,etc., es una vertiente.

-Estas vertientes son por las que se transporta y evoluciona el relieve mediante la actuación de un conjunto de procesos que transportan los derrubios para que lleguen a los ríos, glaciares, mares.

-Todos estos procesos están controlados por la gravedad. Dentro de éstos hay unos que se llaman estrictamente gravitatorios o gravitatorios directos, mientras que hay otros donde la actuación de la gravedad es de carácter indirecto y se ejerce con la ayuda de algún otro agente transportador o facilitador del movimiento.

-Las acciones gravitatorias directas apenas presentan modalidades o variantes y tienen siempre el carácter de desplazamientos elemento a elemento y en el caso de las indirectas pueden ser elemento a elemento, desplazamiento en masa o el de arrastre por escorrentía.

1. Las acciones gravitatorias directas: la caída libre

-En el caso de caída elemento a elemento pude haber una caída libre (caen grano a grano), en la que los clastos caigan y se despiacen sin más limitación que la rugosidad de la propia superficie inclinada. Si los fragmentos no son muy voluminosos y no se vuelven a romper en el desplazamiento.


-Si los fragmentos son muy voluminosos y que al caerse por efecto de la gravedad se rompan después en fragmentos más pequeños: desprendimiento.

-La acción directa de la gravedad tiene como consecuencia en la naturaleza la formación de unas vertientes regladas o vertientes Richter, que son unas morfologías consecuente a la acción gravitatoria directa que se constituye de la siguiente forma: la meteorización va desmantelando la formación rocosa y los elementos van cayendo por gravedad al pie de la formación, de tal manera que con el tiempo se acumulan, forman una ladera muy regularizada (reglada), donde se puede distinguir:

· Parte superior: escarpe o cornisa.

· La vertiente o talud.

· El pie o la base de la vertiente.

-Normalmente la parte superior (cornisa) es una zona bastante pendiente (50º-60º), mientras que el talud va perdiendo inclinación y la parte baja ya no supera los 10º dependiente.

-Puede ocurrir que los derrubios lleguen a la misma altura de la cornisa, se para el proceso y pueda dar lugar a la aparición de vegetación que estabiliza la vertiente.

-Debido a la forma en que se constituyen suelen ser formaciones bastantes frágiles (no están cohesionadas), pero el desarrollo de un suelo las estabiliza, lo cual no quiere decir que cualquier movimiento que tenga lugar en el pie de la montaña pueda poner en funcionamiento todo el conjunto de la vertiente o que incluso la meteorización que tenga lugar sobre la propia vertiente, vuelva a fragmentar los derrubios y reactive la dinámica de esa vertiente, de tal forma que al tratarse de formas inestables, puede ocurrir que esa reactivación ponga de nuevo al descubierto la cornisa y continúe el proceso de formación de una vertiente.

-Otras veces cuando la acción de la gravedad actúa bajo otros salientes rocosos, se puede constituir a su pie otras formas de acumulación: taludes de derrubios o conos de derrubios, porque tienen esa forma triangular con el vértice del cono hacia el relieve de donde proceden los materiales, que está en función de dónde y cómo llegan los materiales.

2. Las acciones gravitatorias indirectas

-Y junto a estos procesos de acción de gravedad directa, están el otro conjunto de procesos indirectos donde podemos distinguir:





2.1. Reptación o creep

-Es un proceso elemento a elemento pero que ya necesita de algún empuje más (más que el de la gravedad).

-Consiste en el avance generalizado de una vertiente como consecuencia del avance de cada uno de sus elementos.

-La reptación se distingue del otro porque afecta a partículas de menor tamaño (grava, arena), porque procede de un tipo de meteorización granular o producto de la alteración y sobre todo porque necesita de un impulso (que no aparece en el otro).

-Sobre el terreno la reptación se manifiesta cuando observamos una ladera poblada de árboles (la base de éstos tienen una cierta curva en la base, vencen esa inclinación y se levantan y en ocasiones se caen).

-Y como necesita de un impulso para que se pongan en marcha, hay algunos procesos que son bastante eficaces para provocar la reptación. Entre éstos están:

· La dilatación y retracción que con frecuencia acompaña a las arcillas y que se produce en ocasiones cuando se congela y descongela, el proceso resultante es la crioturbación, que es una de las causas que colabora al proceso de reptación.

· Y otro de los procesos son las segregaciones de hielo o agujas de hielo (pipkrakes). Cuando hay zonas que tiene una formación rocosa pequeña e intermedia, que tiene un volumen de agua y se congela por un descenso de la temperatura, los hilos de agua que se encuentran en el interior de los poros, se congelan y forman agujas que sostienen en su cúspide unos granitos. Cuando aumenta la temperatura y se derrite el agua, esas piedras caen y al caer avanzan (aunque sean unos cms.) Cuando ese proceso es continuo y repetido, al final la vertiente entera acaba por desplazarse.

· Además de éstos, los cambios de humedad de las arcillas por la propia capacidad que tienen de acoger y soltar humedad, ese cambio en el volumen de humedad es una de las causas de la reptación.

· E incluso la actividad de algunos seres vivos (raíces de plantas, actividad de animales excavadores de forma continua, incluso hasta el pisoteo del ganado en la vertiente) puede causar una movilización de la misma.

2.2. Desplazamientos en masa

-Se diferencian por el grado de humedad que contengan. Todos ellos son desplazamientos que afectan a un volumen importante de partículas, pero si ese volumen de materiales que se mueve no está saturado de agua, hablamos de deslizamientos que a su vez pueden ser de tierras (landslide) o deslizamientos de rocas o en láminas (rockslide).

-Pero en otro caso si esa masa de rocas que se desplaza está saturada de agua hablamos de solifluxiones.

2.2.1. DESLIZAMIENTOS

-Rockslide: se parecen a los desprendimientos de la gravedad, lo que ocurre es que éstos afectan a un volumen mayor de materiales y además el mecanismo es distinto, ya que necesita que haya la presencia de alguna línea de fractura o diaclasa de algún elemento estructural que lo favorezca. Pero además en el deslizamiento suele tener un papel importante la humedad.

-Landslide: normalmente afecta a materiales que no tienen esas discontinuidades materiales, bastantes meteorizados, y más que ese tipo de discontinuidad, lo que suele ocurrir es que suele coincidir con la presencia de un horizonte o capa de arcilla que con cierto grado de humedad adquiere una plasticidad que permite deslizarse todo un paquete de materiales. Normalmente en el inicio del desplazamiento puede aparecer una falla panameña.

-Dentro de esto, el movimiento se ve acompañado de cierto sentido giratorio (rotacionales) que son muy característicos de los deslizamientos de tierra.

2.2.2. SOLIFLUXIONES

-Cuando ya el volumen de agua que recibe un volumen de rocas importante adquiere un carácter fangoso, eso puede conllevar el avance de la vertiente y termina con la estabilidad de ésta y constituye un proceso de dinámica de vertientes que sólo afectan a materiales capaces de saturarse de agua (higrófilos) que son capaces de convertirse en fango (materiales arcillosos y similares).




-Estos materiales llega un momento que al saturarse de agua aumentan de peso y alcanzan una fluidez importante, de tal manera que movilizan todo un conjunto de vertientes.

-Es uno de los más importantes y en función de cómo discurra tiene muchas modalidades:

A) Solifluxión muy difusa y generalizada.

B) Solifluxión muy localizada y muy brusca y así se habla de una solifluxión laminar (porque afecta al espesor).

C) O se puede hablar de la génesis de terracitas de solifluxión.

D) O si estas terrazas se han generado porque el suelo se ha congelado y descongelado (gelifluxión).

E) Otras veces se generan nichos de solifluxión o lóbulos de solifluxión: denominaciones que hacen referencia a la geometría y a la forma.

-La solifluxión afecta a gran parte de la superficie terrestre: en zonas húmedas (por la captación de humedad), en secas y en frías.

2.3. Arrastre por escorrentía: arroyada

-Es un proceso indirecto que se produce con ayuda del agua.

-Tiene una importancia por su propia significación.

-Hay ocasiones en que la evolución de las vertientes están controlados por un proceso consistente en la circulación del agua, pero no canalizada en cursos permanentes (ríos). Está en el límite entre procesos de dinámica y actividad de agentes evacuadores.

-Puede afectar tanto a vertientes inclinadas como a zonas llanas, donde transporta, arranca, deposita sedimentos y esto lo hace de diferentes formas. Tipología de arroyadas:

· Cuando en un terreno hay un aporte importante de agua de lluvia puede haber una circulación superficial del agua que es capaz de movilizar los elementos más finos, lavar las partes más superficiales, pero sin llegar a realizar un proceso de modelado: arroyada areolar.

· En otras ocasiones el suelo se satura y entonces se crea una escorrentía (circulación superficial) que es capaz de mover materiales, introducir cambios en la forma del relieve, y por tanto tiene consecuencias geomorfológicas: arroyada.

· Si una vez saturado el suelo, el agua que vapor encima la hace a modo de hilos de aguas finas y abundantes: arroyada difusa o e hilos o rillwash.

· Cuando se multiplica esa cantidad de pequeños hilos, porque la topografía es más llana o hay más cantidad de agua, hasta formar un manto: arroyada laminar o en manto o sheet flood.

· Puede suceder que la pendiente sea mayor (terreno más accidentado) y entonces esos hilos se concentran y alcanzan mayor caudal creándose una pequeña red hidrográfica en los que se va concentrando el agua generándose una arroyada concentrada.

-Este proceso de dinámica de vertientes (arroyadas) es capaz de generar formas de modelados, cambiar las formas del relieve y en concreto hay dos formas de modelado en La Tierra, consecuencia de la arroyada: glacis o pedimentos y las cárcavas, badlands o malas tierras.

2.3.1. GLACIS

-Constituidos fundamentalmente por la actividad de la arroyada laminar y también de la de hilos. Esa actividad es capaz de modelar unas rampas de muy suave pendiente, muy regulares, que se llaman glacis, que se caracterizan por ser muy planas, poco pendientes, muy regulares y que se modelan al pie de relieves importantes.


-Estos relieves importantes son impluvium (zonas que reciben agua), son zonas de donde viene el agua e incluso parte de los materiales que constituyen el glacis, de tal manera que esto permite distinguir dos tipos de glacis (también puede haber glacis rocosos y detríticos: mixto):

· Glacis rocoso: es una rampa suave e inclinada cercana a un relieve importante que se esculpe sobre la propia roca (dura y compacta) que por efecto de la arroyada da esa forma de rampa suavemente inclinada. Cuando sucede al pie de un relieve, la zona que marca el comienzo de erosión de ese glacis forma un ángulo con el resto de formaciones del relieve formando un knick.

· Glacis detrítico: en este caso la arroyada va depositando materiales, ese material que llega al pie de la montaña, la arroyada es capaz de organizarlo y generar una rampa poco inclinada, pero en este caso de acumulación.

2.3.2. CÁRCAVAS O BADLANDS

-En este caso es la arroyada concentrada la que va a generar esta morfología.

-Cuando hay un aporte de agua importante y una pendiente considerable, hay una litología más o menos removible o deleznable y generalmente no hay una vegetación importante o no existe, el agua de escorrentía (en hilos) es capaz de concentrarse porque aumenta su caudal y su movimiento y van incidiendo estos relieves creando unos arroyos de cierta envergadura que adquieren la denominación de cárcavas o barrancos, que han recibido también el nombre de malas tierras o badlands.

-Cuando hay una lluvia que forma cárcavas, en principio se forman unos pequeños arroyos, unos en función de la pendiente y la capacidad erosiva van teniendo una mayor importancia sobre otros, captan el agua de otros más pequeños, se van ampliando por derrame, de tal manera que se crea una especie de red (arborescente o dendrítica) y así se genera un sistema de cárcavas.

-Normalmente este tipo de modelado tiene lugar en zonas donde el régimen de precipitaciones es muy irregular (llueve en cantidades y tiempos diferentes). Entonces hay períodos de actividad geológica (que se desarrollan los badlands) y otros de reposo y en estos períodos los demás procesos de erosión también afectan a los badlands, de tal forma que se vayan colmatando, se hacen más profundos. Así que cuando hay precipitaciones importantes, se reactiva el proceso de formación de cárcavas. De tal manera que a aquellos lugares que se ven afectados por la arroyada concentrada, se convierte en áreas con una dinámica de vertientes muy eficaz.

-Desde el punto de vista natural hay que insistir que este tipo de modelado sólo puede tener lugar en topografía en pendiente y accidentada sobre materiales blandos, en zonas con un cierto nivel de aridez, que estén desprovistos o con escasa cubierta vegetal.

-Junto al desarrollo de los badlands hay que tener en cuenta que hay otras morfologías que son también producto de las arroyadas concentradas. La arroyada concentrada es la que genera las cárcavas, pero en ocasiones se dan unas formas de relieve: demoiselles coiffées o cheminées des fées, que son unas morfologías que se dan en algunos lugares de La Tierra, donde la acumulación de material deleznable está bajo la cubierta de material más duro, de tal forma que cuando el agua se concentra, puede arrastrar el material blando, preservándose aquellos sectores cubiertos por rocas más duras.

2.3.3. UADIS O RAMBLAS

-Por último también hay unas formas de modelado consecuentes de la arroyada, pero en un grado superior, que incluso se incluyen como formas fluviales, pero que son en definitiva formas complejas de arroyada, que son las que constituyen los uedo uadis o wed o wadi o ramblas.




-La arroyada concentrada afecta a regiones donde adquiere un tamaño excepcional y modela una serie de formas que ya no son simples cárcavas, sino que son una especie de canales que funcionan intermitentemente, de manera temporal, que son alimentados por las cárcavas y que son los únicos lugares por los que se evacua el agua en estas regiones.

-Se forman así unos valles o lechos de límites difusos, muy planos que permanecen casi siempre secos, que han sido excavados por las aguas de arroyada y que en el caso de los países de clima templado-cálido, se pueden asimilar a las ramblas y el caso de países más áridos constituyen los uadis o ued.

-Cuando son las ramblas, suelen tener una mayor pendiente, producidas por precipitaciones tormentosas, más profundos los lechos.

-Las cárcavas son las que proporcionan el material y el agua a estos ued y ramblas y en ocasiones ocurre que el caudal desaparece de la superficie y hay fenómenos de arrastre subsuperficial porque hay una hidroclastia por debajo de la superficie por un proceso que se llama pipping o suffusión.

-Y es muy característico de las ramblas y los uadis, que al ser canales muy difusos en sus límites y al funcionar de manera intermitente no son exorreicos, sino que son endorreicos, de tal manera que la parte baja de éstos uadis termina desdibujándose, difuminándose en una especie de acumulación de terrenos aluviales (más o menos extensa y abierta) que se llama llapana.

GRANDES AGENTES DE EVACUACIÓN

Actividad de las aguas corrientes y sus consecuencias geomorfológicas.

1. La escorrentía fluvial y su papel en la morfogénesis

-Las aguas que discurren canalizadas en la naturaleza lo hacen a través de organismos denominados ríos, que son sistemas de corrientes superficiales que recogen el agua y la evacuan de manera lineal, que se organizan en redes, que constituyen unos sectores denominados cuencas hidrográficas, y que van reuniendo sus aguas hasta que las vierten en un lugar determinado.


-La energía que desarrollan estos ríos depende en principio de la topografía que tienen en relación al punto más bajo de su trazado que es lo que se llama nivel de base y las variaciones de la energía (que varían con el tiempo) que suceden en una corriente van a ir regulando o determinando etapas de acumulación, excavación o barrido de materiales: secuencias de agradación, degradación, que tienen lugar a través de acciones concretas de erosión, transporte y sedimentación.

-Todos estos procesos están controlados por una serie de variables: caudal líquido o sólido, pendiente, tipo de cauce, y las características del material sobre el que circula el agua, etc.

2. La interpretación clásica de la acción fluvial: la erosión lineal y sus controles

-Tradicionalmente se ha entendido que el modelado del relieve llevado a cabo por la actividad fluvial, es por un lado junto a la dinámica de vertientes (producto de agentes de meteorización), es también producto de la dinámica o de la erosión que tiene lugar en los cauces de los ríos: erosión lineal.


-Esta erosión lineal se explica así: el agua que circula por los ríos lo hace siguiendo una línea que une los puntos más bajos del cauce (talweg), siguiendo la ley de la gravedad, pero esta actividad se ejerce de tal manera, que todo lo que ocurra como consecuencia del discurrir del agua por el talweg, está en relación con lo que ocurre en las vertientes, porque tales talweg son las partes más bajas de la vertiente y las vertientes o interfluvios (territorios a los lados de los ríos), lo que ocurra en éstos, va a afectar a los cauces, porque son las vertientes las que aportan materiales a los ríos.

-La actividad fluvial, además, el agua discurre por los ríos con una energía, una potencia que está relacionada con el caudal y con la velocidad. De toda esa energía que tiene el río, sólo una parte de la misma (la potencia neta) es la que es capaz o puede dedicarse para poner en marcha partículas y para transportar partículas porque otra parte de toda la potencia del río la dedica a vencer su roce con el lecho (medio sólido) y, en definitiva, lo que ocurre es que de toda la energía de un agua corriente podemos decir que hay una potencia positiva, otra negativa y otra nula, según en cada momento esa energía que lleva el río, sea más o menos o igual a la que necesita para superar el roce con el fondo. Si la potencia es positiva puede excavar y mover partículas. Si es negativa, deposita partículas y si es nula, el agua se dedica a discurrir.

-Esto sucede así, de tal manera, que se observa que la actividad fluvial se encamina a erosionar por un lado y a acumular en otros lugares con la idea de reducir la pendiente del cauce o aumentándola. La finalidad de conseguir la potencia nula de tal manera que se asegure el flujo del agua y permite el discurrir del caudal.

-Junto a esto, además el cauce de un río dibuja un perfil longitudinal desde la cabecera hasta la desembocadura (suele coincidir con el nivel de base) y tiene además una forma o trazado que es el dibujo que presenta sobre un plano.

-En lo que al perfil se refiere, todos los puntos del mismo están relacionados entre sí. Cuando en un lugar se acumula o se erosionan materiales, la pendiente tiende a aumentar o disminuir aguas arribas del punto afectado (reajuste hacia atrás) con la finalidad de conseguir que la potencia neta sea nula. En definitiva se piensa que la acción de las aguas corrientes tiende a lograr un perfil longitudinal (denominado de equilibrio) mediante el proceso de erosión regresiva y en ese proceso del lugar que ocupa el puesto primero en la jerarquía de un río va a ser el nivel de base, porque todo lo que ocurra en la sedimentación va a influir al reajuste hacia atrás.

-Esa actividad erosiva del río se lleva a cabo porque hay un caudal que va a colaborar o controlar junto con otros elementos una organización de corrientes de agua donde se establece una jerarquía de importancia de mayor o menor en la que intervienen dos procesos: capturas y derrames.

2.1. Capturas

-Es un rapto de una sección de un curso de agua por otro debido a esa actividad erosiva en sentido regresivo propia de los ríos.

-Este proceso suele tener lugar cuando hay dos cuencas próximas que tienen una litología en cuanto a dureza o un desigual recorrido hasta la desembocadura. Al producirse esa captura, el río describe una curva pronunciada que lo aparta del antiguo valle que lo aportaba que es lo que se llama codo de captura. Y esa corriente que ha sido capturada, el resto del valle antiguo se queda como un valle muerto.

2.2. Derrames

-Junto a este proceso, también interviene en la organización jerárquica los derrames. Tienen lugar cuando un curso de agua por colmatación eleva su lecho provocando un derrame de sus aguas a favor de la pendiente y se integra en cursos más bajos.

-A través de estos procesos las redes fluviales irían configurándose, intentando buscar ese perfil de equilibrio hasta que si ese proceso continuase indefinidamente, todos los ríos tenderían a tener un mismo nivel de base, bajarían su pendiente hasta el punto más bajo, las vertientes que los limitan por los procesos erosivos se irían desgastando y así se llegaría a la génesis de la penillanura (última etapa en la evolución del relieve).

-Sin embargo, toda esta teoría sólo es una simplificación de la realidad porque olvida una serie de variables que intervienen y controlan la actividad fluvial. No se tiene en cuenta la litología sobre la que discurre el agua, la estructura geológica, los cambios en los perfiles y trazados de los ríos por levantamientos y hundimientos, tampoco los cambios a nivel del mar, de tal manera, que la elaboración del perfil de equilibrio y la penillanura es algo inalcanzable.

-La realidad es otra, porque hoy día se parte del hecho, de que las aguas corrientes realmente no circulan por una línea, sino que discurren por un lecho que tiene un fondo, unas orillas, que lecho y orilla son desiguales que hace que la corriente en unos puntos se acelere o se frene, que se creen turbulencias que son las que realmente erosionan.

-En definitiva la acción modeladora de los ríos se basa en el lecho y en el caudal. La relación, combinación o interacción, entre las características del lecho, entre el lecho y el caudal se transmite en un grado de turbulencias y un nivel de competencia erosiva diferente en cada caso.

-Si la velocidad de una corriente y la rugosidad del lecho aumentan de manera coordinada, la competencia erosiva del río también aumenta de forma progresiva directamente. Sin embargo, si la velocidad de la corriente disminuye y la rugosidad del lecho aumenta va a ver menos turbulencias y por lo tanto una menor capacidad erosiva.

-La velocidad está controlada por la forma que tenga el lecho y por la escorrentía (volumen de agua), está controlada por el perfil longitudinal del río, por la forma del perfil transversal del río, por los cambios de caudal.

-En lo referente al perfil longitudinal, si tenemos un caudal igual y unos lechos que tienen la misma forma, la turbulencia y por lo tanto la capacidad erosiva del río será mayor en los que tenga una pendiente más fuerte. Y en lo que se refiere al lecho, su actividad geomorfológica se establece a través de un concepto de hidraúlica, a través de la consideración del radio hidraúlico. Esto es lo que resulta de dividir lo que se llama la sección mojada de un río entre la longitud del perímetro mojado.

-Si hacemos un control transversal en el lecho del río, las orillas hasta donde llega el agua y la línea superficial del agua definen una superficie: sección mojada. El perímetro mojado es la línea de contacto entre agua y lecho dentro de ese perfil transversal.

-Este perímetro mojado nos indica la anchura y rugosidad del lecho, y se extiende entre los puntos hasta donde llega la corriente en una y otra orilla. De tal manera que nos vamos a encontrar que el radio hidraúlico será alto cuando la profundidad del agua sea importante y será bajo cuando la profundidad sea poca y el lecho sea ancho y muy accidentado: igual sección mojada el radio hidraúlico es tanto mayor cuanto menor sea la anchura y rugosidad del lecho.

-Junto a esta actividad del río, interviene la velocidad que lleva la corriente de agua que depende de la masa de agua que desplaza y su incidencia, importancia en la acción modeladora: se observa a través del control que tiene sobre el radio hidraúlico, porque cuando aumenta el caudal de un río, aumenta el radio hidraúlico, el flujo se acelera, mayor turbulencias, mayor competencia erosiva.Y por eso la importancia fundamental que tiene en el modelado de las aguas corrientes, las crecidas hasta tal extremo que una parte importante del trabajo erosivo de los ríos se realiza en los espacios de tiempo que suelen ser cortos, en los que tiene lugar la crecida. Siempre que la crecida no sea tan importante, que provoque el desbordamiento, porque entonces disminuye la velocidad del agua y entonces lo que se convierte en un agente de depósito importante generando otras formas fluviales (llanuras aluviales: de acumulación).

La acción transportadora de los cursos de agua

-Por todo esto y en definitiva, lejos de esa consideración tradicional de que los ríos son unos agentes de erosión lentos y continuos, hoy día está más comprobado y reconocido que la génesis, la formación o el modelado de las formas fluviales se producen en períodos relativamente cortos entre los cuales hay grandes intervalos prácticamente inactivos en lo que se refiere a la actividad erosiva y acumulativa de las aguas corrientes, en los que los ríos se dedican al transporte y por tanto los ríos tienden a transformar los lechos, accionamiento de partículas en unos sitios, depósitos, etc., una vez que se adecua el flujo y el canal, si el caudal se mantiene estable es cuando el río ejerce esa función importante en la morfogénesis como es la de ser un agente de evacuación de partículas.


-Esa acción transportadora de los ríos constituye un transporte que adopta diferentes modalidades. En general hay dos grandes modalidades de transporte fluvial: una mecánica y otra química.

Las modalidades químicas del transporte fluvial

-En la química los ríos son capaces de evacuar partículas en disolución. Hay una serie de materiales en la superficie de La Tierra que son capaces de disolverse en el agua y que el río lo lleva a cabo tanto si son de la propia arena. En este tipo de transporte es normal que las partículas disueltas hagan todo su recorrido desde que se incorporan hasta que se depositan. Cuando hay algunos cambios en las condiciones del agua porque se satura y llega un momento en que se evapora, el río lleva a cabo una descarga por precipitación. Es el caso de las rocas calcáreas que se encuentran en los lados (travertinos, tobas).

Las modalidades mecánicas del transporte fluvial

-En el caso mecánico en función del tamaño de las partículas los ríos transportan materiales bien por suspensión, por saltación o por rodadura, e incluso a través de desplazamientos en masa como ocurre con algunos materiales del fondo.

-Las partículas más pequeñas (limos, arcillas, arenas pequeñas) son las que constituyen fundamentalmente la carga en suspensión de los ríos y suele constituir gran parte de la carga total de los ríos. Y son capaces de ser transportada en suspensión en función del tamaño y de la fuerza del canal.

-Y otras pueden rodar o saltar y constituir junto con los deslizamientos la carga de fondo de los cursos de agua. El proceso de saltación y de rodadura además de afectar a las aguas corrientes, afecta también a la eólica.

-Sin embargo los deslizamientos en masa es una modalidad de transporte de los ríos: arrastre por el fondo de paquetes de materiales en los que van englobados partículas de todo tamaño. Es una modalidad de transporte excepcional, aunque en la actividad torrencial adquiere una importancia grande.

Tipologías de escorrentía de aguas.


Definición del cauce

-Los ríos que hay en la naturaleza se suelen dividir bajo la denominación de ríos, arroyos y torrentes, y aquí podían entrar también las ramblas y los uadi (formas consecuentes a la dinámica de vertientes, que alcanzan tal envergadura que se encuentra a caballo con la acción de modelado fluvial).

-Los ríos son escorrentías perennes concentradas en un lecho y organizadas en redes, con respecto a los arroyos, son más importante en longitud, anchura, caudal, tipo de régimen, etc.

-Estos ríos y arroyos se desarrollan en aquellos lugares de la superficie terrestre donde se genera una escorrentía debido a la precipitación directa que cae sobre un cauce y también a otros componentes del caudal que son los que lo mantienen entre los períodos de lluvia (no hay precipitación).

-En definitiva el caudal de un río está constituido por la precipitación directa, por el caudal superficial, por el caudal subsuperficial, y por el caudal subterráneo.

-El caudal superficial se constituye por arroyada, una vez que el suelo está saturado. El caudal subsuperficial se refiere al que reciben los ríos lateralmente (el que viene de las vertientes que lo limitan) y además le llega un caudal subterráneo cuando el río circula por debajo del nivel freático. Así se constituye el caudal de un río.

Sectores del cauce

-Tanto en uno como en otro se desarrollan unos cauces en los cuales, en principio, se distinguen una serie de elementos como son:

-El lecho menor (o lecho ordinario o lecho aparente) donde se concentran las aguas en las etapas de menor escorrentía y donde sobre todo en la época de las aguas bajas de los ríos (estiaje), y el caudal dibuja en este lecho unos canales sinuosos, variables en su dirección: canales de estiaje que ocupan sólo una parte de ese lecho, que no están limitados por orillas netas o claras.

-Sin embargo el lecho ordinario si suele estar limitado por orillas netas y por un fondo donde se desarrollan una serie de fosas y cultos fondos, debido a la heterogeneidad del material transportado por una corriente.

-A ambos lados de este lecho se desarrolla otro sector: lecho mayor (más ancho que el otro) donde se distingue un sector, que es el que habitualmente ocupan las inundaciones (lecho mayor periódico o lecho de inundación) y que tiene un perfil con cierto grado de inclinación debido a la acumulación de aluviones que hay en el límite con el lecho menor.

-Y luego hay un sector más amplio: parte del lecho mayor: lecho mayor episódico porque es la parte del lecho de los ríos que únicamente se ve alcanzado por las aguas cuando hay crecidas excepcionales: suele ser una zona cultivada y humanizada y que en ocasiones no se distingue del resto del paisaje.

-Cuando la actividad fluvial se desarrolla en los cauces de los ríos, los materiales que allí nos encontramos constituidos bien producto de la meteorización de la roca in situ, como material transportado por el curso del agua, es decir, terrenos aluviales o aluviones.

-En la actividad de las aguas por estos lechos, esos materiales que constituyen parte del fondo de los lechos suelen constituir acumulaciones móviles porque una crecida los arrancan, otra los deposita y porque además cuando el agua circula encauzada, la velocidad de la corriente hace que cuando disminuye tenga tendencia a crear curvas con formas en zig-zag y dentro del flujo de agua, unas partes adoptan más velocidades que otras, de tal manera que la capacidad de la corriente va siendo distinta en una parte y otra de la misma y eso genera el que haya concavidades y en definitiva que se crean una serie de surcos y umbrales diferentes en ese lecho.

-Una vez definido el cauce de un río, el estudio de las formas que adoptan los ríos se puede abordar también no sólo las partes de su lecho sino observando las distintas formas de las redes fluviales, la disposición de los elementos que constituyen las redes hidrográficas.

-La geometría que adoptan las redes fluviales está en relación con el tipo de estructura geológica sobre la que se desarrolla la red y el tipo de litología por la que discurre. Por eso se establecen unas tipologías:

Redes dendríticas: arborescentes (parecido a un árbol), tronco con ramas. Suelen desarrollarse en zonas con un sustrato litológico sedimentario, blando, roca volcánica poco consolidada, y adopta ese nombre por su similitud a las células nerviosas.

Paralelas: los diferentes elementos de la red van en paralelo unos y otros. Zonas con topografía (pendientes, uniforme, fuertes en las que las distintas corrientes de agua se van adaptando al sistema de fallas de la estructura).

Angular o enrejado: se van cruzando unos ríos con otros donde se pone de manifiesto la estructura de los manifiestos rocosos donde hay una serie de rocas plegadas y los ríos van siguiendo las uniones entre las capas, o porque haya un sistema de fractura que adopta esa disposición.

-Además de esto, el hecho de que una cuenca hidrográfica esté constituida por un río principal al que vierten las aguas los afluentes, permite establecer una jerarquía de las distintas corrientes que ha llevado aparejada el desarrollo de estudios sobre la red fluvial basados en esa jerarquía de las distintas partes de una red hidrográfica. El iniciador de los estudios morfométricos fue Horton que en 1945 realizó investigaciones sobre las distintas formas de las redes fluviales basadas en la jerarquía, y posteriormente en los 60 Strahler.

-Aunque son muchos los aspectos que permite analizar esa jerarquía, de manera resumida se puede concretar en aspectos lineales (según Strahler), en aspectos superficiales y en aspectos de relieve. Para estudiar características o propiedades de una red fluvial, lo primero que hay que determinar es la jerarquía de las distintas órdenes de una red hidrográfica.

-Esa jerarquía se puede organizar de diferente manera, la más habitual es la de Horton: numerar en orden progresivo los distintos ríos que constituyen una red fluvial según su orden de importancia. El procedimiento es el siguiente: todos los cauces extremos constituyen los segmentos de primer orden. Cuando se unen segmentos del mismo orden, se incrementa la importancia del orden: simplemente con que se unen dos, para que sea de segundo orden. No aumentará hasta que no se encuentre otro de segundo, entonces sería de tres. Cuanto mayor sea el número de importancia, más importante será el cauce.

-Aspectos lineales: Una vez establecido los órdenes de corriente se establece la relación que hay entre los segmentos de cauce de un orden con respecto a los segmentos de cauce del orden inmediatamente superior. Para ver esa relación lo que se procede es a dividir el nº de segmentos del orden dado y el nº del orden superior. Esa relación se denomina la relación de bifurcación. En una región de estructura, clima, litología uniforme, según estos autores, la relación de bifurcación debe ser igual o inferior a tres o como mucho entre 3 y 5. Esa relación debe ser constante de un orden a otro.

-Además de estudiar esto, se estudia la longitud de los distintos cauces. Hay que medir todos los segmentos de un orden, hay que calcular la longitud media de los segmentos de cada orden y que hay que ir acumulando de un orden al siguiente las longitudes medias resultantes y con los resultados obtenidos se establece una segunda observación que es la de la relación de longitud y se considera que de un orden al siguiente, esa relación de longitud debe de aumentar según una progresión constante. En este caso no se dice que tiene que ser dos veces, tres veces, etc., pero lo que debe cumplirse, que conforme avanzamos el orden, la longitud media es mayor y se va incrementando de forma constante.

-Aspectos superficiales: Lo que se mide es la superficie de las cuencas de cada uno de los segmentos de cauce de los distintos órdenes de corriente y se observa que la superficie media de las cuencas de los distintos órdenes tienen que ir aumentando a partir de las primeras de una manera constante: la ley del área de las cuencas.

-Teniendo en cuenta esta propiedad superficial, se puede conocer también la relación que hay entre el caudal que circula en cada cuenca de una red fluvial y la superficie por la que discurre.

-Otra de las propiedades es la que relaciona la densidad de drenaje y la textura topográfica. La densidad de drenaje es la longitud de los cauces en relacióncon la superficie por la que discurre: km de cauce por cada km2 en una cuenca hidrográfica.

-En función del resultado se puede entender cómo es la topografía, litología por la que discurre la red fluvial, etc. Si el resultado está en 3 o 4 km hay una baja densidad de drenaje y eso suele ser por km2 testimonio de que ese río discurre por una zona de materiales de textura grosera, porque son elementos de gran tamaño y ligeramente duros. Si la relación va aumentando y nos encontramos con zonas donde hay 10, 12, 16, se dice que hay una zona de densidad de drenaje media donde pueden alternar afloramientos de roca dura con formaciones más blandas y en ese caso esa zona se considera que tiene una textura media. Cuando ya hay un aumento de la densidad: más de 20, 30, 40, se entiende que la densidad es alta o un terreno de textura fina con materiales fácilmente erosionables y si ocurre en áreas como los badlands, muy elevados: más de 100 o incluso 1 km, se entiende que esos ríos discurren por áreas de textura ultrafina (arcillas, limos).

-Aspectos del relieve: hacen referencia a la relación de los ríos con su pendiente y esa pendiente se establece viendo la relación que hay entre la distancia vertical que salva un río y la longitud que tiene (relación entre el intervalo vertical y la distancia horizontal). En función de los valores que se obtienen entre dividir el desnivel entre la longitud, se van calculando las pendientes medias de los distintos órdenes de las corrientes y se observa que lo normal debe ser que aquí haya una relación inversa entre el orden de corriente y la pendiente media, de tal manera que se establece una ley que dice que la pendiente media de los distintos órdenes de corriente de una red fluvial va disminuyendo del 1ºorden hasta el superior y que debe disminuir cuanto mayor sea el orden.

-Las corrientes fluviales también se organizan en torrentes. También es un curso de agua, pero corto, de fuerte pendiente y en el que se pueden distinguir desde la cabecera a la desembocadura tres elementos:

Parte superior: cuenca de recepción: forma de embudo. Donde se comienzan a reunir las aguas hasta que se configura el lecho del torrente.

A partir de ahí se desarrolla el canal de desagüe (sería ya el lecho propiamente)

Área de desembocadura: el cono de deyección: área de depósito.

-Normalmente en la cuenca de recepción es el lugar donde el torrente desarrolla su actividad erosiva y aunque también erosione en los otros lugares, normalmente el torrente transporta los materiales en el canal de desagüe y finalmente en el cono de deyección es donde el torrente deposita, porque su pendiente ha disminuido, la velocidad del agua se ve frenada, el curso no tiene capacidad para erosionar: área de depósito.

-Además de todo esto, hay que tener en cuenta que desde el punto de vista geomorfológico, los cursos de agua, al ser agentes de evacuación (transporte), son capaces de transferir por unidad de tiempo grandes cantidades de materiales desde las partes altas a las más bajas y hacia el mar o los lagos. En ese sentido se han hecho cálculos de la cantidad de materiales que son capaces de transportar y depositar los cursos de agua. La cantidad de sedimentos en suspensión que llevan las aguas corrientes están entre 14 y 64 billones de toneladas/año y en 4 billones de toneladas/año en disolución.

-Equivale en su conjunto a una pérdida de un grosor de 3 cm de toda la superficie terrestre cada 1.000 años. Son engañosas porque hay áreas de montañas y áridas que frente a zonas bajas de vegetación, no tiene nada que ver. Todo ese volumen no está igualmente repartido. Los ríos de Asia llevan el 80% de los sedimentos mundiales y se han establecido unas tasas medias de erosión en función de los continentes.

Consecuencias geomorfológicas de la dinámica fluvial.

-La dinámica fluvial tienen como resultado la creación de una serie de formas: terrazas, los diferentes tipos de lechos, llanuras aluviales.

TERRAZAS

-Se han distinguido que en general en un curso de agua hay tres partes: curso alto, medio y bajo que se caracterizan porque la actividad geomorfológica en cada uno es diferente. De tal manera que en el curso alto es donde predomina la erosión. En el curso medio se alternan períodos de erosión y sedimentación, y en la baja predomina la sedimentación.

-Esas tres partes teóricas y esa actividad, en los cursos de aguas cortas (torrentes) está muy bien diferenciadas. Pero en los ríos mayores la alternancia de erosión y sedimentación sobre todo en los cursos medios provocan la formación de una terraza: escalón, lecho abandonado por incisión, de tal manera que el agua circula por debajo del mismo, y ese escalón ya se queda fuera del alcance de las crecidas.

-Como los distintos tipos de terrazas que se dan en la naturaleza son debidos a que haya una mayor o menor potencia erosiva, se distinguen dos tipos de terrazas fluviales:

· Terrazas escalonadas: son aquellas en las que los períodos de erosión, de barrido de materiales, que suceden a los de sedimentación son regularmente más importantes, el curso de agua se lleva, no sólo los aluviones que encuentra, sino también el sustrato, el fondo por el que discurre el río. Entonces se van generando esos escalones más nítidos.

· Terrazas encajadas: se producen cuando el proceso de excavación que sucede al de sedimentación es menos importante, que aunque el curso de agua haga un escalón y se sitúe por debajo del nivel, no es capaz de arrasar todos los aluviones que se habían depositado con anterioridad.

-A la hora de explicar la formación de éstas, se ha visto que sean de un tipo o de otro, se observan tres tipos de terrazas en los ríos:

Climáticas: llamo la atención en los cursos medios porque en distintas regiones de la Tierra que había tres o cuatro escalones en esos sectores y se hizo un análisis y se observó que durante el Cuaternario, la presencia de glaciaciones y períodos interglaciares se correspondían con etapas de acumulación y excavación que fueron capaces de generar ese escalonamiento (incisión) en los grandes ríos afectados por ese cambio climático.

Como consecuencia de las glaciaciones cuaternarias se formaron en las desembocaduras unas terrazas cuya génesis está ligada al ascenso y descenso del nivel del mar que tuvieron lugar con las etapas de deshielo y congelación propia de las glaciaciones y como se debe a ese ascenso y descenso se llaman terrazas eustáticas. En este caso, en los momentos de glaciación hay un descenso del nivel de base del mar, y sin embargo, en los períodos de deshielo ocurre lo contrario. Se dice que durante las glaciaciones hubo una serie de descensos (denominados anaglaciares: "hacia la glaciación”) y unos ascensos del nivel (cataglaciares: "hacia la desaparición de la glaciación”) y esa alternancia de períodos conllevan un cambio en el nivel de base de los ríos. Como consecuencia de eso, toda elevación del nivel del mar se traduce en una etapa de aluvionamiento, y todo descenso conlleva un excavado a partir del nivel de base en sentido regresivo. Y es por eso que en las proximidades de las desembocaduras de los ríos se constituyen unas terrazas.

Además el Cuaternario es también una etapa de deformaciones tectónicas importantes porque aquellos lugares sometidos a la congelación, soportaron un peso del hielo importante, que cuando se vieran liberadas de ese peso (etapa de deglaciación): se produce un ajuste (neotectónica). Como consecuencia de la neotectónica cuaternaria ha habido levantamientos y hundimientos que han llevado a estas terrazas a una situación topográfica muy por encima del nivel original que tuvieron y lógicamente una zona cuando se libera de un peso y tiende a elevarse, aumentan los procesos erosivos. Y en las zonas que tienen tendencia a hundirse habrá un mayor proceso de sedimentación, aluvionamiento. Y por ese juego de hundimiento y levantamiento de carácter tectónico se forman las terrazas tectónicas.

LECHOS FLUVIALES

-Se distinguen dos tipos de lechos:

Lechos de erosión. En función de la resistencia que ofrecen los materiales al agua que discurre por ellos (caudal) puede llevar a que el modelado del lecho no pueda ser importante porque el agua no tenga capacidad para ejercer su función modeladora. Para que el caudal pueda ejercer su función modeladora necesita de cierta carga sólida con partículas resistentes o que haya algún proceso de meteorización competente (hidroclastia, disolución) que ayude a descohesionar las rocas y en definitiva a modelar el lecho. De tal manera que en ocasiones una parte importante de la erosión que realizan los cursos de agua resulta de un proceso de desgaste, de pulido, de abrasión y como consecuencia de esa abrasión, va raspando el lecho y como consecuencia se forman elementos morfológicos muy característicos. Así en estos lechos de erosión pueden desarrollarse un canal rocoso pulido porque la carga de fondo que lleva el río va puliendo por abrasión la base del lecho. Además en los lechos de erosión también se generan acanaladuras en el fondo del lecho porque los materiales funcionan como especies de canales de arena que van acanalando ese lecho de erosión. También en éstos se pueden generar unas formas muy características: marmitas de gigantes. Las marmitas de gigantes son una especie de concavidades de forma circular que se desarrollan en el fondo de algunos lechos de erosión que suelen tener varios dm de diámetro y pueden alcanzar profundidades de 2 o 3 m y se forman por abrasión en aquellas zonas del río donde hay una disposición a que se formen torbellinos, donde se generan turbulencias que son capaces de captar las arenas duras que lleva en la carga el caudal del río y el movimiento hace que funcione como remolino, va abrasando la roca y constituye ese agujero.

En el caso de los lechos móviles son aquellos formados por materiales deleznables con formaciones de tamaño medio o pequeño lo que permite que la actividad de las aguas corrientes los pueda modificar fácilmente y hacer que se vayan adoptando al funcionamiento hidráulico. Dentro de éstos, en función de que haya una mayor o menor modificación del lecho permite distinguir varios tipos dentro de los mismos:

-Calibrados: tiene unos márgenes y una forma estable donde no se producen cambios en el trazado del río y lo que se observa es que parte de la carga del río cubre la parte inferior del lecho y genera unas ondulaciones, bancos, surcos que varían en función de los parámetros hidráulicos de posición.

-Meandriformes: se caracterizan por la presencia de meandros de la formación de curvas que se van alternando con tramos rectos y curvas que reciben el nombre de meandros. Dentro de éstos se dan dos tipos de meandros: meandros de valle o encajados y meandros de llanura aluvial o libres. Ya sean unos u otros, cada meandro encierra un lóbulo más o menos estrangulado en su base, presenta un sector con una curvatura máxima (cima del meandro) que se vuelve a partir de un punto de máxima inflexión y puede generarse un sector más rectilíneo. Genera una serie de concavidades y convexidades en el curso. Los ríos meandriformes suelen presentar agrupaciones de meandros, separadas por tramos rectilíneos o casi y dentro de cada meandro se pueden distinguir la longitud de onda (distancia entre dos cimas consecutivas) y por una altura (distancia que se mide entre las tangentes de las cimas).

Meandros de valle o encajados: son aquellos en los que las curvas que describe el valle coincide con el tamaño del meandro. Meandros libres o divagantes: se trata de incurvaciones o sinuosidades del río que van independizándose del trazado general del valle.

Unos y otros, los meandros se forman por la diferencia de velocidad del flujo del agua, porque el agua en movimiento se ve afectado por la fuerza centrífuga que desvía siempre hacia la línea externa la línea de mayores velocidades. Y esa descompensación de velocidad favorece la génesis de esas curvas. Y en el caso de los meandros de llanura sólo se pueden desarrollar en terrenos deleznables y que se van deformando a lo largo del proceso deformación de tal manera en que llega un momento en que se genera un meandro encajado porque se amplia y profundiza un meandro libre y se va adaptando a la estructura geológica que sustenta ese cauce.

Los meandros son formas dinámicas que evolucionan, que exageran y esa dinámica que hace que las aguas vayan bañando una orilla u otra de un lecho llega un momento en que al ir tendiendo a exagerarse las curvas (más pronunciadas) no puede llevar toda la carga que le permite un trazado rectilíneo, de tal manera que empieza a depositar parte de la carga, va construyendo una pequeña barrera de aluviones que acentúan aún más la curvatura y a fuerza de acentuarse, dos meandros que están cercanos terminan por estrangularse. Estrangulamiento que se puede producir por desbordamiento (porque ya no pueda por la carga) o por tangencia (porque a base de cerrarse la curva toque una con otra). Como consecuencia del estrangulamiento se genera una especie de brazo o río muerte (media luna) que constituye un lecho abandonado y el río le es más fácil tomar una dirección más rectilínea para realizar su función.

-Trenzados: en estos lechos el agua circula por canales o brazos más o menos separados entre sí por bancos de aluviones que con relativa frecuencia confluyen y difluyen (unen y separan) formando una red (trenza) y de ahí esa denominación. El modelado de estos lechos suele coincidir con sectores con poca turbulencia, con escasa velocidad de la corriente y con una gran abundancia de carga aluvial de fondo.



LLANURAS ALUVIALES

-En este caso, los ríos desplazan una serie de partículas que trasladan hasta donde les permite su competencia y hay una proporción de aluviones que a lo largo de su actividad va quedando en las áreas continentales, generalmente por efecto de la tectónica que las hace áreas deprimidas y que se ven ocupadas por partículas de tamaño medio o grueso que han sido depositadas por un río y que dan lugar a la génesis de unas llanuras que por estar constituidas por los aluviones que llevan los ríos, constituyen las llanuras aluviales. Es decir, se tratan de áreas de una topografía más o menos plana que se desarrolla sobre los aluviones depositados sobre los ríos a lo largo de distintos períodos de depósito a lo largo de la actividad histórica de esos ríos.

-La mayor parte de éstas se forman en zonas que estructuralmente han estado afectadas por una tectónica epirogénica negativa (subsidencia) aunque no demasiado intensa que conllevan un depósito de las aguas que transporta las corrientes de agua. Y si esa tectónica es muy intensa en relación con la capacidad de sedimentación del río, la escorrentía y toda la carga del río se detiene, queda retenida en cubetas y se crea una situación de déficit sedimentario porque los ríos ya no pueden asegurar el mantenimiento de los flujos y aportando más materiales.

-Y en ese momento aparecen complejos sedimentos de carácter continental.

-Si frente a esa dinámica, nos encontramos con el ritmo de descenso de depresionesy la tectónica, los cursos de agua si son capaces de atravesar una región abandonando toda la carga que llevan y en ese caso se dice que hay una situación de equilibrio sedimentario porque el agua que continúa va a poder seguir cargándose y depositando. Y en último lugar si el hundimiento es menor que la capacidad de depósito de los ríos. Los ríos lo que hacen es dejar parte de su material elevando así su lecho para atravesar esa zona subsidente, depresionaria y atraviesa la región llevando no sólo caudal, sino también partículas sólidas y entonces con ese excedente de carga que lleva puede generar una llanura aluvial.

Los procesos externos de preparación del material

-Existen una serie de procesos que intervienen en la evolución del relieve, como son los procesos de meteorización y los procesos dinámicos de vertientes (movimientos en masa).

-La meteorización es esa desintegración física, química o mecánica de los materiales de La Tierra en la superficie de ésta o cerca de la misma.

-Es la respuesta que tienen las rocas a las distintas condiciones ambientales con las que se van encontrando a lo largo de la historia de la litosfera, con la hidrosfera y la atmósfera.

-Son procesos que descomponen los materiales y que generan un conjunto de derrubios sobre los que actuarán los agentes de transporte (agua, viento).

-Por lo tanto, la meteorización a pesar de no ser un proceso de modelado ya que no implica desplazamiento de partículas, sí influye de forma decisiva en el modelado de la superficie terrestre, ya que es el conjunto de procesos de preparación del material para el modelado del relieve terrestre. Se basan en aprovechar los puntos débiles de las rocas para descomponerlas físicamente, químicamente, mecánicamente, etc., según las distintas condiciones ambientales y en definitiva lo que hacen es adecuar unas condiciones estructurales y unos factores ambientales.

-Todo este conjunto de procesos hacen a las rocas menos resistentes, más permeables y las prepara para ser transportadas.

-Además la meteorización genera una capa de derrubios que constituyen un regolito, que es el primer paso para la edafogénesis (la meteorización es la responsable de la primera etapa de formación del suelo).

-Además la meteorización en algunos lugares de La Tierra produce sobre algunos materiales la liberación de una serie de productos (óxidos, bicarbonato) que son capaces de concentrarse formando crestas o caparazones endurecidos que los hacen resistentes a la erosión.

-También la meteorización es capaz de generar algunos micromodelados (modelar externamente el relieve).

1. Procesos de meteorización mecánica

-Resultan de los cambios de temperatura y humedad en las rocas. Como consecuencia, éstas se rompen, sin que haya un cambio en la composición química y mineralógica y como consecuencia se generan derrubios y clastos (de diferente tamaño en función de la importancia de la meteorización y el material).

-Se distinguen dos procesos fundamentales de meteorización mecánica: de origen térmico y de origen hídrico.

1.1. Meteorización de origen térmico

-Se distinguen la termoclastia y la crioclastia (gelifracción)

1.1.1. TERMOCLASTIA

-Consiste en la fragmentación de las rocas por variaciones de temperatura.

-Estos cambios térmicos (sobre todo si son amplitudes diarias importantes) generan unas tensiones en las rocas, las debilitan, las contrae, las expande y terminan por fragmentarse.

-Se puede fragmentar por descamación o esfoliación (en laminas, disyunción de placas); por cuarteamiento (fisuras perpendiculares a la superficie de la roca de aspecto poligonal); por desagregación granular (descomposición de la roca en granos).

-La termoclastia es un proceso bastante simple y generalizado. Sin embargo no tiene la trascendencia geomorfológica que en un momento se creyó. Además el coeficiente de dilatación es muy variable en las rocas, existiendo algunas que no son propensas a este tipo de meteorización (rocas calizas).

-Su actuación es muy lenta y con poca competencia, si bien ésta se incrementa con otros procesos de metorización.

1.1.2. CRIOCLASTIA O GELIFRACCIÓN

-Es la fragmentación de la roca como consecuencia del cambio de estado de la humedad o agua contenido en la misma, que por efecto de la temperatura, pasa del estado líquido a sólido.

-Este paso hace que la humedad contenida en el interior de una roca se solidifique y origine una serie de presiones, que terminan por fragmentar la roca.

-Dentro de la crioclastia se distingue una microgelifracción y una macrogelifracción:

· Microgelifracción. La crioclastia afecta a rocas muy porosas y que terminan por desagregarse en partículas muy finas.

· Macrogelifracción. Cuando afecta a una roca más compactada en la que la rotura se produce a favor de las diaclasas, esquistosidad, planos de estratificación, fracturas, etc., y los clastros resultantes son de mayor tamaño.

-Tanto en un caso como en otro, se generan unos derrubios que se denominan gelifractos y suelen tener un aspecto anguloso (debido a la rotura del hielo generando aristas muy vivas), generándose los canchales, cascajares, pedrizas, etc.

-Hay que tener en cuenta que es un proceso más eficaz cuanto más bajas sean las temperaturas y es eficaz porque se sucede de manera continuada y periódica en el tiempo. Es reconocido en la actualidad como la más eficaz y generalizada de las fragmentaciones mecánicas.

-Afecta fundamentalmente a zonas frías (periglaciares), pero está presente en muchas regiones donde hay heladas.

-Aunque es un proceso meteorizador mecánico, térmico, no se produciría si no existiera un cambio de temperatura y agua.

1.2. Meteorización de origen hídrico

-Se distingue la hidroclastia y la haloclastia.

1.2.1. HIDROCLASTIA

-Fragmentación de la roca provocada por los cambios de volumen que se pueden dar en distintos tipos de roca debido a la variación del volumen de contenido de agua.

-El ejemplo más característico es el de las rocas arcillosas (son rocas higrófilas). Son capaces de absorber gran cantidad de agua (como la caholinitao la montmorillonita), hasta el 60% de su volumen.

-Cuando ese volumen de agua se evapora, el cambio de volumen consiguiente, la retracción, genera una serie de fragmentaciones, deformaciones que pueden ser en descamaciones, laminas, cuarteamientos, o poligonación de la roca.

-Dentro de la hidroclastia se distingue:

· Macrohidroclastia. Suele afectar a las arcillas, afecta de manera generalizada y genera polígonos.

· Microhidroclastia. Cristalinas. Se descomponen en granos.

1.2.2. HALOCLASTIA O METORIZACIÓN SALINA

-Por la formación de cristales de sal en los poros y en las fisuras de las rocas, somete también a estos materiales a presiones que terminan por destruir la roca.

-El agua que penetra en la roca se carga con las sales que están en los componentes naturales y por un proceso de evaporación, se cristaliza y fragmenta la roca.

-Se da sobre todo en zonas litorales.

2. Procesos de meteorización química

-En este caso la roca se descompone porque tienen lugar una serie de reacciones químicas entre los constituyentes de las rocas y la atmósfera.

-Atacan más a unos minerales que a otros.

-Se ven favorecidos por la presencia de humedad y una temperatura elevada. De hecho, en casi todos de estos procesos suele estar presente el agua.

-Se distinguen varios tipos:


2.1. DISOLUCIÓN

-Proceso más bien físico-químico ya que se produce una reacción química, pero se mantiene la composición química del material disuelto.

-Si bien en algunos casos puede provocar algún cambio químico en el material disuelto, aunque éste es de carácter temporal, volviendo a su composición inicial al producirse la precipitación.

-Hay rocas más propensas a la disolución, como las evaporitas (yeso, sal gema,sulfatos). A tal extremo que hay un proceso de disolución específico de las rocas carbonatadas: carbonatación (afecta solamente a estos materiales) y que se conoce como disolución kárstica.

2.2. HIDRATACIÓN

-Deriva de la capacidad de algunos minerales para absorber agua. Se parece mucho al de hidroclastia, además también afecta a las arcillas.

-Pero como conlleva un cambio en la composición mineralógica es ya un proceso químico.

2.3. ALTERACIÓN

-Transformación parcial o total de los componentes mineralógicos de ciertas rocas a través de acciones fundamentalmente químicas, y que puede afectar no sólo a un sector de la roca, sino en profundidad.

-Da lugar a mantos de alteración (en los que aparecen tanto minerales nuevos como minerales originarios).

-Intervienen el agua y el oxígeno del aire sobre todo tipo de rocas, aunque tiene mayor importancia en las rocas metamórficas y metasedimentarias.

2.4. HIDRÓLISIS

-Tiene lugar porque los iones de hidrógeno positivo y de OH negativo reaccionan con otros componentes y son capaces de destruir las redes cristalinas minerales.

-Con lo cual hay una transformación química de la roca.

2.5. OXIDACIÓN Y REDUCCIÓN

-Oxidación: unión de una sustancia con oxígeno y el aumento de éste en el contenido.

-Reducción: pérdida de oxígeno.

-Como procesos químicos debilitan la roca, creando una facilidad para que los cambios térmicos y de humedad afecte a la roca o, en cambio, las hace más resistente, creando la pátina.

-Estos son los principales procesos de meteorización química y mecánica.

-Todos estos procesos no actúan de igual manera bajo unas condiciones ambientales u otras, de tal forma que para que sean unos u otros los procesos que controlen el relieve, hay que observar los diferentes tipos climáticos y los procesos que se dan en éstos.

-En aquellos lugares donde hay más calor y humedad, hay un mayor desarrollo de la meteorización química, ayudado por el hecho de que existe vegetación: climas húmedos y semiáridos.

-En cambio, en lugares más extremos no existe vegetación, y predominan sobre todo los procesos mecánicos: clima desértico y polar.

3. Procesos de meteorización biológica

-En función de la distribución de los seres vivos, se puede producir un ataque de las rocas (no tan importante como los otros tipos), pero que la presencia de vegetación y la actuación de los animales pueden modificar las rocas hasta una profundidad variable y pueden convertirse en agentes de meteorización (preparan el material para el transporte: viento, agua, lluvia).

-El efecto biológico sobre las rocas más importante es el de generar suelo (aspecto positivo), pero también el de meteorización (aspecto negativo).

Las fuerzas morfogenéticas externas

-Todos los procesos que se dan sobre las formas del relieve y que actúan sobre las irregularidades generadas por la tectónica o por el yacimiento de los distintos tipos de rocas, están controlados por unas fuerzas fundamentales, que se denominan fuerzas morfogenéticas externas.

-La superficie de La Tierra presenta aparentemente un aspecto estable que sólo lo es en apariencia, puesto que hay una serie de procesos que descohesionan, fragmentan, etc., el relieve y que ponen en movimiento partículas, para lo cual es necesario que haya una energía que ponga en marcha toda esa descohesión y fragmentación del relieve.

-Esa energía depende de unas fuerzas, que como tienen lugar fuera del globo sólido terrestre, se les llama fuerzas morfogenéticas externas.

-Esas fuerzas básicas que ejercen su labor en la parte externa son fundamentalmente dos: la gravedad y la energía térmica del Sol que no se reparte por igual sobre toda la superficie de la Tierra.

-Estas dos fuerzas van a actuar sobre todas las irregularidades que la tectónica ha creado y sobre la forma particular de afloramiento de las distintas rocas intentando buscar un equilibrio, que nunca se consigue de manera plena, ni general.

1. La gravedad y su papel en la morfogénesis

-La gravedad es una fuerza universal que afecta a toda la superficie de la Tierra.

-Tiene lugar tanto sobre la masa sólida, líquida como gaseosa que constituye La Tierra.

-Esta fuerza está presente en todas las acciones de modelado que tienen lugar en el relieve y actúa de dos maneras:

De forma directa: Caída de elementos por su propio peso, provocando desplazamientos de partículas por el simple efecto del peso.

De forma indirecta: Energía gravitatoria transformada, en la que todo cuerpo susceptible de fluir, el peso tiende a transformarse en escorrentía o discurriendo.

-La forma directa tiene una capacidad menor sobre las formas de relieve, mientras que la indirecta es más importante, además de tener consecuencias más complejas en el modelado, ya que aquí entran en juego el material que discurre, la superficie por la que se desplaza y será muy importante desde el punto de vista de la Geomorfología debido a que sus consecuencias geomorfológicas serán muy variadas.

-La gravedad es una fuerza que actúa en vertical pero al entrar en contacto con la superficie de La Tierra se ve descompuesta en dos fuerzas: una de carácter horizontal y otra vertical. En definitiva la gravedad se ejerce en un plano inclinado y por esto es muy importante en Geomorfología tener en cuenta las características del territorio (rugosidad) y la pendiente, porque es fundamental para ver la eficacia geomorfológica de la gravedad.

-Por lo tanto las distintas pendientes de la superficie terrestre y el tamaño de las partículas en que se descompone el relieve tienen que encontrarse en una situación de equilibrio para que la gravedad tengan una mayor consecuencia morfogenética.

-Por ello, en lo que se refiere a la gravedad, el trabajo morfogenético que la controla es proporcional al producto del desnivel por el ángulo de pendiente de la zona en la que tiene lugar los procesos de gravedad.

-Además hay que tener en cuenta que si para que se ejerza el modelado del relieve por la acción de la gravedad, es necesario que haya un desnivel y una pendiente adecuada (las cuales están controladas por la tectónica), es importante también la actividad de los propios agentes de modelado (agua, viento, hielo), los cuales intenta equilibrar los desniveles que hay en la superficie de La Tierra, aunque a escala global nunca se consigue, ya que la tectónica lo impide.

2. La energía térmica

-Procede de la radiación solar.

-Ya que hay un desigual reparto de ésta sobre la superficie terrestre, se generan unos desequilibrios en el relieve.

-Esta energía genera unos movimientos que afectan a la hidrosfera y a la atmósfera, los cuales en parte tienen un sentido lateral y se realizan en contacto con la propia superficie de la litosfera.

-Esta dinámica actúa fundamentalmente a la atmósfera, en la que se manifiesta por medio de una escorrentía de aire que recibe el nombre genérico de viento y que son capaces de influir en el modelado del relieve.

-Tienen a escala general una capacidad de modelado menor que todos los procesos que desencadena la gravedad, ya que para que un agente movido por desequilibrio térmico sea geomorfológicamente eficaz, es preciso que transmita una energía capaz de levantar las partículas (contrarrestar su peso), haciendo que en realidad el desplazamiento combine un componente horizontal y otro vertical. Pero esta compensación superación de la gravedad exige un gran potencial energético, de manera que los desplazamientos de origen convectivo sólo afectan a partículas de poco peso y de poco trayecto mantenido.

-En este caso se tratan de desplazamientos que no tienden a disminuir el nivel, sino que incrementan las desigualdades estructurales del relieve.

-En definitiva las fuerzas morfogenéticas externas que controlan el modelado del relieve (gravedad y movimientos de la hidrosfera y de la atmósfera derivados de la distinta distribución de la radiación solar) van a realizar su trabajo de modelado de relieve siempre que haya partículas que sean susceptibles de ser puestas en movimiento por los agentes morfogenéticos. Siempre que haya pendientes con una rugosidad e inclinación adecuadas y siempre que haya un volumen suficiente de fluidos que transformen en flujo, en escorrentía, los impulsos de la gravedad y los distintos gradientes térmicos.

3. Las condiciones materiales de actuación de las fuerzas morfogenéticas externas.

-En este sentido es interesante detenerse en lo que se refiere a las partículas.

-Todo el modelado del relieve tiene lugar sobre los materiales que hay en la superficie terrestre, sobre las rocas, que unas están constituidas por partículas poco cohesionadas y otras por partículas de cierta cohesión (que son la mayoría de la superficie terrestre).

-Debido a esta situación, es necesario para que haya un modelado de un relieve, que la gravedad y la radiación modelen este relieve, que existan una serie de procesos que ayuden a fragmentar, descohesionar y romper el relieve, unos procesos que preparen el material para que se ponga en marcha.

-En este sentido, en la naturaleza se dan una serie de procesos con carácter mecánico (que desagregan y fragmentan las rocas); físico (disoluciones, precipitaciones químicas) y bio-químicos o químicos (alteraciones).

-Procesos que como tienen lugar sobre la superficie de La Tierra en contacto con la atmósfera y en ésta es donde tienen lugar los meteoros, se les llama en conjunto procesos de meteorización.

-Hay veces que en la preparación del material pueden influir algunos aspectos de la tectónica que rompen los materiales: fallas, fracturas, etc., pero en general son procesos externos.

-Estos procesos de meteorización van a romper la roca generando derrubios y que van a ser puestos en movimiento por una serie de agentes de transporte.

-Sin embargo hay que tener en cuenta que las partículas más pequeñas se mueven antes que las más grandes. Sin embargo, la capacidad o la aptitud que tienen las partículas para ponerse en marcha, no está directamente relacionada con su tamaño. Esto es importante porque las partículas de tamaño pequeño (limos, arcillas) tiene una cohesión elevada y tienden a agruparse. Para descohesionarlas hace falta de una gran energía, pero una vez descohesionados su movilización es más fácil.

4. Las condiciones ambientales y la amplitud ecológica de las acciones de modelado.

-Además la energía que reciben las distintas partes de la Tierra y las condiciones ambientales no son las mismas. Es muy importante tener en cuenta las condiciones ambientales de las distintas partes de La Tierra. Todos los relieves están influidos por una gravedad, pero la radiación es distinta. Todos los relieves se preparan para una meteorización, pero no son las mismas, por ello clasificamos los procesos en:

· Azonales: procesos que actúan o pueden actuar en toda la superficie de La Tierra sin que sufran una modificación importante de un extremo a otro de la Tierra (acciones eólicas o litorales).

· Plurizonales: cuya actividad es posible en gran parte de las zonas climáticas de La Tierra aunque tengan un significado distinto en las distintas zonas (p. ej., la acción fluvial).

· Polizonales: procesos que se dan en amplias regiones de La Tierra, o en más de una región bioclimática (como la alteración hidrolítica o la solifluxión).

· Zonales: de determinadas zonas de La Tierra (frío, actividad glacial que tiene lugar en zonas determinadas, o la actividad eólica en el caso de los desiertos).

-Esta relación entre la presencia y la competencia de los procesos geomorfológicos en función del ambiente climático es uno de los fundamentos metodológicos más importantes de nuestra disciplina.

5. Formas producidas por acción fluvial y marítima

-Hay otras formas que es por acción fluvial y marina: desembocadura de los ríos (formas fluvio-marinas). Y luego existen otros productos de la actividad exclusiva de las fuerzas del mar.

5.1. Estuario

-Desembocadura de un río en el mar en la que debido a la ascendencia y descendencia de los mares se mezclan las aguas dulces y saladas.

-Son zonas de depósito, sobre todo, si el río aporta un volumen más importante de aluviones que el que es capaz de evacuar la marea.

-También sobre todo en los estuarios estrechos por la potencia de erosión de mareas se pueden dar estuarios limpios de depósitos.

5.2. Deltas

-Tienen menor relación con la acción directa marina.

-Son construcciones de los ríos en la desembocadura y su nombre viene por la forma de la letra griega mayúscula Δ, minúscula δ.

-Se tratan de acumulaciones potentes de aluviones sobre la plataforma continental y debido a ese volumen de terrenos aluviales emergen en el borde hasta la superficie constituyendo unos depósitos de diferentes capas con una gradación granumétrica y así se distinguen:

Fondos: Capas de aluviales más groseros.

Semitales: Capas de materiales más finos. Están dispuestas en sedimentación cruzada. Parte superior del delta.

-En la parte superior del delta se generan una serie de canales que se unen y separan, llamados canales anastomasados que cambian de dirección en función del volumen de la carga evacuada por el río.

5.3. Marismas

-Llanuras litorales bajas en las cercanías del nivel del mar en zonas de golfos y bahías, en ensenadas más o menos cerradas o en franjas costeras que están al abrigo del oleaje y están influidas por la marea.

-Son áreas que no necesariamente se tienen que encontrar en la desembocadura y son formas de acumulación de material fino (tanto de origen continental como marítimo) que alcanza una superficie importante y un volumen importante para que al menos parcial o temporalmente constituya una forma emergida.

-Dentro de las marismas se suelen distinguir dos sectores:

Uno más externo, pantanos o que se ve influido por el ascenso habitual de las mareas de pleamar.

Otro más hacia el interior que sólo excepcionalmente es alcanzado por las mareas altas que tienden a ampliarse cuando coincide con áreas de desembocadura de ríos que vengan bien cargados de partículas sólidas en suspensión y además cuando haya un desarrollo de vegetación.

-En ocasiones las marismas se crean de forma artificial cuando se construyen elementos de cierre de algunos estuarios ganando así terreno al mar.

6. Formas litorales por la acción marina exclusiva

-Aparecen en el borde marítimo de los continentes y que obedecen a la actividad del agua oceánica.

-Se limitan a una franja más o menos estrecha (franja costera) y cuyos límites no son los mismos y difícil de precisar, donde se suelen distinguir tres sectores:

Un sector directamente afectado por la actividad de estas aguas: estrán o zona intertidal.

Otro que es al que llegan las aguas, aunque su actividad sea temporal: zona litoral o costa.

Y luego un tercer sector, que sin ser alcanzado directamente por las aguas, refleja en su morfología la influencia de la actividad oceánica: zona prelitoral o antecosta.

-En el conjunto de la superficie terrestre, la morfología litoral no alcanza el 0´1% de las tierras emergidas (150.000 km2 en la superficie de La Tierra).

-Las aguas marinas mueven, acumulan y desplazan partículas por movimientos mecánicos o por procesos químicos. En el caso de los mecánicos, el movimiento de las aguas del mar reciben por un lado un impulso o la energía de la propia distribución de los climas en la superficie (debido a la actividad del viento en la superficie) y también recibe un impulso por parte de la gravedad (atracción de la luna y el sol influyen en la existencia de mareas).

6.1. Actividad mecánica marina

-La actividad mecánica está controlada por las olas y las corrientes marinas costeras.

6.1.1. Olas

-Son deformaciones u ondulaciones en crestas y valles que suceden por los movimientos del agua y que se traducen en una serie de curvas progresivas.

-Como ocurre con estas formas, las olas se caracterizan por la longitud de onda (distancia horizontal entre dos crestas o valles), por su altura (distancia entre valle y cresta) y también el período que representa el tiempo que transcurre entre el paso por un punto de dos crestas sucesivas (velocidad de propagación de las olas). La relación de la altura de la ola con la longitud de onda es lo que recibe el nombre de combadura o arqueo.

-Las olas son movimientos ondulatorios que se ponen en marcha en las áreas donde hay vientos constantes y potentes que generan unas olas forzadas, de donde se derivan las olas libres que son las que se propagan hasta la costa.

-Las características de las olas van a depender de las características del viento, del territorio que recorren, etc.

-Una vez que llegan a la costa las olas sufren modificaciones influenciadas por la topografía del fondo y del litoral.

En un principio las olas sufren un cambio de dirección y deformaciones diferentes:

Cambios de dirección: Las olas se refractan, se reflejan y se difractan (refracción, reflexión y difracción). La refracción es un cambio de dirección debido a la influencia del fondo, donde la ola en algunos lugares de la costa. La reflexión es una devolución de la ola por choque contra un obstáculo, de tal manera que si choca perpendicularmente contra un obstáculo da lugar a una mar picada y cuando es oblicua (olas borregadas). Por último, la ola se difracta cuando se ve obligada a rodear un obstáculo, de tal manera que las olas son capaces de entrar en la zona abrigada y se frenan rápidamente.

Deformaciones: Son una disminución de la velocidad de propagación, una reducción o desaparición de las olas de cresta corta, una disminución de la longitud de onda, una aumento del arqueo, una transformación del movimiento ondulatorio que traen las moléculas de agua en un movimiento elíptico y un aumento de la disimetría del perfil de la ola. La parte delantera se va haciendo más abrupta que la parte posterior.

-Por lo tanto las olas no se rompen por un frotamiento con el fondo, sino que es consecuencia de un exceso de arqueo y de la disimetría que va adoptando el perfil entre la parte anterior y la posterior.

-Debido a estas deformaciones que afectan a las olas, llega un momento en que las olas rompen. En dos formas:

En voluta. Cuando la cresta se derrumba de una vez en zambullida.

En derrame. Cuando empieza a descomponerse en la parte alta que aparece espuma en la cresta.

-Y en la zona donde rompe la ola es donde pasa a ser un agente modelador.

-Si se encuentra con un strand de pendiente suave, una vez que rompe la ola (vaivén con embestido y resaca), avanza bien hacia la costa, pero después es frenada por la ola siguiente. Ese vaivén genera unos procesos morfogenéticos: arranca, mueve, transporta partículas (por suspensión, saltación y rodadura) generando modelados característicos.

-Sin embargo, cuando rompe en zambullida, ejerce una presión muy importante (varias/m2), da lugar a una especie de ametrallamiento con los elementos que son desprendidos que incorpora el agua a su caudal: acción abrasiva, produce también derrumbamientos de roca e incluso procesos de succión por los poros y las fisuras de las rocas, por ese proceso de descompresión.

6.1.2. Corrientes marinas

-Además de las olas, también colaboran las corrientes marinas costeras.

-Hay diferentes tipos. En general todas estas colaboran a la meteorización de los derrubios, más que a ejercer una verdadera erosión.

Corrientes de resaca o de fondo: Se generan por esa vuelta de la resaca de la ola al interior y son capaces de arrastrar un volumen determinado de derrubios y ejercer un pulido del fondo.

Corrientes de arrastre: Más violentas. Son capaces de generar surcos en el litoral.

Corrientes de deriva: Las que llegan en una dirección oblicua a la playa y que alcanzan cierta velocidad y movilizan y desmenuzan los derrubios.

Corrientes de marea: Se generan por la alternancia de ascensos y descensos (pleamar y bajamar): mareas. Pueden alcanzar cierta velocidad en función de la forma de la costa en áreas de pasos estrechos porque haya un aumento o descenso del nivel del mar pero pierden mucha de su eficacia, porque como son reversibles, aunque puedan colaborar a que no haya depósito por esto.

Corrientes de descarga: Flujos muy violentos que se producen por fenómenos de desequilibrio en las masa de agua costeras y que están más bien controladas por efectos continentales que oceánicos. Se generan en sentido descendente hacia el mar, a donde llega aportaciones de agua continental (crecidas) y que cuando se ven obligadas a salir al mar, ejerce su labor geomorfológica.

6.2. Actividad química marina

-La morfología litoral obedece también a la actividad de procesos químicos. El agua del mar actúa como un poderoso disolvente sobre algunas rocas (sobre todo carbonatadas) y da lugar a que tengan lugar en los litorales procesos de disolución y precipitación. Se pueden dar procesos de alteración química (sobre granito, roca volcánica), procesos de hidrólisis (minerales silicatados que los transforma en arcilla).

-En definitiva la erosión litoral es bastante compleja y bastante diversa donde hay una interacción entre el domino continental, marítimo y atmosférico y eso se traduce en una variedad de formas litorales.

-Así como consecuencia de la actividad erosiva de las aguas aparecen unas formas litorales de carácter organógeno (arrecifes coralinos), otras de erosión (acantilados y las plataformas de abrasión litoral: rasas) y otra formas de acumulación (playas).

6.2.1. Formas organógenas

-Están constituidas por unos relieves litorales muy especiales que resultan de un proceso biológico y no obedece al efecto de procesos habituales.

-Para que se creen es necesario que se den condiciones especiales: temperatura del agua superior a 18ºC (y sobre todo entre 25 y 30ºC); que el mar no sea muy profundo (necesitan de buena iluminación: 25-50 m); que las aguas tengan un cierto grado de agitación para que se oxigenen, pero no excesiva, porque impide la vida de estas bacterias; y además la salinidad tiene que estar entre el 27-40 %; y que las aguas sean claras (aunque hay algunas que son turbias y existen estas formas).

-Por eso los arrecifes se dan en los mares tropicales y apenas en las costas orientales de los océanos (corrientes frías).

-Son edificaciones constituidas por esqueletos calcáreos y cementados de los corales y presentan unas formas características: atolones, arrecifes y los faros, cuya morfología es:

Atolón: Especie de anillo que rodean una laguna de diámetro variable, desarrollados en el Pacífico y en el Índico. Se pueden distinguir:

Desde el exterior al interior aparece un talud externo que suele descender con una pendiente fuerte al fondo marino y que está coronado por la cresta de algas de carácter calcáreo que está mas acusada por el sector externo que por el interno.

Después se desarrolla el banco o plano del arrecife donde puede haber diversas subzonas y en algunos lugares puede haber una acumulación de rocas (escolleras) y también aparece esas islas constituidas por arenas calcáreas consolidadas (cayos).

Y después la vertiente interna (pendiente más suave que la externa) formada por arena donde hay colonias de coral vivo y a partir de ahí se desarrolla una laguna interior tranquila (lagón) donde a veces el fondo está tapizado de arena y algunos pináculos de coral vivo que pueden llegar a la superficie.

Arrecifes: Pueden ser de barrera o marg? en función de la cercanía a la línea de costa que se alargan por delante de la costa y que pueden encerrar dentro de ellos alguna isla que no sea coralina.

Faros: Atolones pequeños con lagunas bastantes profundas, dispuestos en cadena formando un gran atolón (islas Molucas).



6.2.2. Formas de erosión

-Acantilados y rasas o plataformas de abrasión.

Acantilados: los acantilados son unos escarpes litorales que se han creado por la actividad erosiva de las olas que suelen tener una pendiente bastante acusada tanto en la parte superior como la inferior donde incluso el contacto con el nivel del mar tiene una contra pendiente. Se forman porque la actividad de las olas es suficientemente eficaz como para retroceder la línea de costa. En el proceso de formación colaboran otras actividades de la meteorización y la dinámica de vertientes: alteración, disolución, gravedad, arroyada que en función de la competencia sobre cada roca ofrece la variedad de acantilados.

Plataformas de abrasión o rasas: en cuanto a las rasas están en relación con los acantilados, porque son superficies costeras suavemente inclinadas al mar que se han modelado sobre la roca in-situ, sobre la que se levantan los relieves prelitorales. Estas rasas se forman por el retroceso de una línea de costa acantilada debido a un avance del mar sobre el continente (trasgresión) y que luego por procesos epirogénicos o eustáticos hay en definitiva una regresión, y afloran a la superficie y ha sido el oleaje con sus materiales sólidos el que ha ido abrasando esa superficie.



6.2.3. Formas de acumulación: playas

-Están formadas por los elementos detríticos que son movidos y accionados por las aguas del mar. Estos componentes detríticos generalmente de tamaño arena proceden de los arrastres o aportes de los grandes organismos de evacuación (ríos y glaciares) y no preceden de la erosión de las aguas oceánicas sobre los fondos marinos.

-Los ríos aportan al mar y que después la dinámica del mar los pule, los mueve y los deposita en la playa.

-En los mares, con mareas, las playas que se forman suelen estar formadas por tres sectores:

Cordón de playa: desde la tierra a la orilla se distingue en primer lugar el cordón que es el lugar que queda justamente detrás de hasta donde llegan las olas mayores. Es una especie de cresta donde se acumulan los elementos más groseros de todo el conjunto y que supone el límite hacia el interior de las playas.

Bajo de playa: desde ahí hasta el límite más bajo de las bajamares se desarrolla el bajo de playa que constituye en general una rampa suavemente inclinada, en general arenosa, y cuando se tratan de playas arenosas hay unas microformas en la superficie constituidas por pequeñas rizaduras generadas por la acción del oleaje y del viento.

Anteplaya: y luego a partir de la baja mar, que está parcialmente sumergida: anteplaya: el mar de las arenas y las gravas es constante por la actividad del oleaje y abarca hasta la parte del fondo en el que deja de tener influencia. Debido a que está afectada por el movimiento de las olas tiene una morfología muy cambiante.

-En los litorales que no están afectados por mareas las playas son más estrechas, no suelen tener un cordón en la parte externa, sino que suele aparecer una franja con cierto grado arenoso y a partir de ahí se desarrolla la playa que no está afectada por la pleamar. Y desde ahí hasta la zona donde la actividad del mar no se desarrolla se desarrolla el bajo de playa que es un sector completamente sumergido.


Source: France Telecom España, S.A. Unipersonal (RDV).

Ir arriba